El petróleo en Londres y Estados Unidos operan en direcciones contrarias

Los precios del petróleo en Londres y Estados Unidos operan en direcciones contrarias, donde el barril de crudo Brent opera en alza sobre los 69 dólares, en medio de las preocupaciones de que la tensión en Oriente Medio pueda generar interrupciones de suministro, aunque el rápido avance de la producción global hizo que los inversores mantuvieran la cautela.

Hay temor en el mercado de que Estados Unidos pueda retirarse del pacto nuclear con Irán y que Teherán, el tercer mayor productor de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), vea limitada su capacidad de vender en el mercado global de crudo.

A las 8:45 de la mañana, hora de la Ciudad de México, los futuros del crudo Brent para mayo sube 0.14 por ciento a 69.64 dólares por barril en el mercado ICE de Londres.
En tanto que el WTI, barril de referencia en la Bolsa Mercantile de Nueva York baja 0.15 por ciento, para cotizarse en 65.44 dólares.

El precio del petróleo ha subido más de un 7 por ciento en lo que va del mes, y un 5.3 por ciento en los tres primeros meses del año, encaminándose a su tercera ganancia trimestral consecutiva, algo que el mercado no ha visto desde 2010.

La geopolítica y las expectativas de que los principales exportadores mundiales puedan controlar el suministro ayudaron a impulsar al Brent por encima de los 70 dólares este año por segunda vez desde fines de 2014, pero los analistas creen que esta fortaleza podría no durar mucho tiempo.

“El reciente avance en los precios del crudo puede haber sorprendido a algunos, ya que los fundamentos subyacentes no justifican que el Brent esté cerca de los 70 dólares por barril. Esta visión se basa en el simple hecho de que el crecimiento del suministro fuera de la OPEP superará el aumento de la demanda global de petróleo este año”, afirmaron analista de PVM Oil Associates citados por Reuters.

Estados Unidos ha amenazado con retirarse de un acuerdo nuclear firmado por Irán con seis naciones en 2015 cuando se cumpla un plazo autoimpuesto de mayo de este año, aumentando las posibilidades de que pueda imponer sanciones a Teherán y complicar sus exportaciones petroleras.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y un grupo de productores ajenos al cartel liderado por Rusia han reducido su producción desde enero de 2017 para impulsar los precios.

La duración del pacto está prevista hasta fines de 2018 y el líder de facto de la OPEP, Arabia Saudita, ha apoyado recientemente la posibilidad de extenderlo a 2019.

Sin embargo, algunos operadores advirtieron que esa oposición se enfrentaba.

Stephen Innes, jefe de operaciones de Asia-Pacific en la correduría de futuros Oanda en Singapur, sostuvo que había una “resistencia considerable” ya que los precios actuales o más altos abrían la posibilidad de que incluso más productores de esquisto de Estados Unidos pudieran volver a conectarse.

Por su parte, la canasta de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se cotizó el lunes en 66.80 dólares, un alza de 41 centavos de dólares (0.61 por ciento) respecto al cierre del viernes pasado, informó el cártel.